Las fiestas mayores son ocho días de celebración dentro de la segunda quincena de agosto. Los patrones honorados son San Bartolomé i San Roque.

De la gran variedad de actos destacan las carreras de caballos y burros. Éstas se hacen en un hipódromo con la participación de caballos pura sangre ingleses. Esta afición a las carreras se remonta a hace más de cien años y tiene el origen en la disponibilidad de caballos, machos y burros que había debido al campesinado y a los arrastreros que sacaban la madera de los Ports.

Los toros (correbous) son otro acto característico de las fiestas. Entorno a la tarde de toros hay toda una serie de actuaciones características en las que es protagonista destacada la música.

La tarde empieza con un jinete montando un caballo de doma que recoge simbólicamente las llaves del toril de manos de la autoridad que preside el acto. El clásico pasodoble y la música de charanga, ameniza la jornada en la que público y músicos se unen en una comunión de cantos que hacen de la fiesta una exaltación del saber disfrutar.

No menos importantes son los demás actos que conforman la semana de fiestas mayores: la proclamación de pubillas y acompañantes, el concurso de pintura rápida, el baile en el parque municipal, exposiciones diversas, actividades infantiles, competiciones deportivas, actos varios organizados por las entidades locales, conciertos, carrozas y fuegos artificiales que anuncian el final de las fiestas, hacen de estos días unos de los más divertidos, agitados y participativos de todo el año.