En la llanura de la Sénia, el cultivo protagonista es el del olivo desde hace muchos siglos. Hasta bien entrado el siglo XX, la producción de aceite era la base de la economía local, hasta que aparece la industria del mueble. A pesar de eso, hoy en día, continúa siendo muy importante y, esparcidos por el término, encontramos numerosos ejemplares de olivo milenario que dan testimonio de la antigüedad del cultivo.

Según el inventario de olivos milenarios que están elaborando la Mancomunidad de la Taula del Sénia i la Asociación Territorio del Sénia, en nuestro municipio constan 178 ejemplares que cumplen las características para ser milenarios, es decir, olivos que superan los 3,5 metros de perímetro de tronco a 1,3 metros del suelo. Actualmente, en nuestro territorio hay un total de 4.768 olivos milenarios repartidos en 22 pueblos, convirtiendo esta zona en el lugar con la mayor concentración de olivos milenarios de todo el mundo.

La variedad más abundante de olivo milenario es la Farga, i el aceite que se saca es de color dorado y sabor agradable, equilibrado en todas sus cualidades.

Visitas guiadas

Más información sobre los olivos milenarios y otros espacios de especial interés: